Metodología (extracto)

Cuando hablamos de amor, señalamos afecto, atracción, inclinación, propensión y simpatía, entre otros. Al mismo tiempo el concepto de amor es complejo y subjetivo, resulta de una combinación entre la experiencia individual y el entorno socio-cultural que determina mi percepción.

Hay muchas maneras de generar simpatía y atracción, y quizás por eso las ideas sobre el “amor por la marca” son inagotables. Esta metodología sistematiza 5 de sus componentes principales:

  1. Polaridad de la experiencia

  2. Intensidad de la experiencia

  3. Operacionalización de sentimientos

  4. Registro del vínculo emocional

  5. Predicción de uso futuro y/o recomendación

Uno de los aspectos más innovadores de esta nueva metodología es que utiliza conocimiento neurocientífico de frontera para investigar las experiencias de los usuarios, entender la atracción y la emocionalidad generada, y diseñar indicadores que permitan gestionarlas.

 

Con interfaces mucho más simples y atractivas, cuestionarios breves, coloquiales y métodos de codificación de sentimientos, entre otras innovaciones, nuestra propuesta es capaz de seguir obteniendo información relevante en un mundo donde las interacciones con el cliente deben ser cada vez más breves y significativas para ellos, poniendo incentivos sociales a la participación en los estudios y produciendo outputs inteligentes que permiten a las marcas gestionar el amor de sus usuarios de forma rápida y bien dirigida.

Marco Teórico (extracto)

Tanto la atracción como la aversión están calibrándose permanentemente en base a la nueva información que recibimos de distintas experiencias. Nuestras expectativas se codifican en el cerebro como una predicción del valor de recompensa.

El amor no es privado. Compartimos nuestras percepciones y nuestras expectativas con otros. Afectamos y nos afecta el entorno social al momento de decidir y sentir que queremos o que "deberíamos" querer. Nuestras expectativas aprenden de las experiencias pasadas y de las expectativas de nuestro entorno social.

El vínculo que generamos con las personas y cosas se basa en nuestra capacidad de recordar. La neurociencia enseña que la memoria no  es como un documento que se guarda en un disco duro de computador, sino más bien una reconstrucción de la realidad vivida en base a unos pocos momentos intensos que dan "nitidez" a los recuerdos los cuales se complementan con la información que permanentemente estamos recibiendo. Un recuerdo nunca es el mismo y mientras menos intensa sea la experiencia o más tiempo pase entre la experiencia y la evocación del recuerdo más distorsionado será este.

Se hace necesario replantearse cómo interactuar con los clientes/usuarios sin colmar su paciencia y disposición. Por esta razón consideramos que la tendencia debe converger a interacciones muy cortas, con un número reducido de preguntas, que sean capaces de identificar toda la información relevante y generar orientación con herramientas de gestión inmediata.

Nuevo y más eficiente lenguaje

Con 3 preguntas cerradas + 1 abierta y un promedio de tiempo de aplicación de 50 seg. APM puede identificar TODAS las variables relevantes de la experiencia y determinar acciones localizadas para potenciar, mantener o mejorar diversos aspectos de su organización.

Absolutamente todo se procesa en nuestro cerebro y cada experiencia refleja un circuito neuronal

Este extracto de marco teórico esta protegido por derechos de propiedad intelectual de la metodología APM, queda prohibida su reproducción parcial o total

APM - Av. del Valle Norte 945 0f 3606 - Ciudad Empresarial - Santiago - Chile 

Teléfono: 56 2 22687520

 APM © - Amor por la Marca ©